Beneficios

de las clases de danza para los niños

¿Por qué la Música y la Danza son una práctica tan recomendada para los niños?

La práctica de asistir a clases de Danza y/o Musica aporta incontables beneficios tanto a adultos como a niños. En el caso de los niños se vuelve particularmente importante debido a que se encuentran en la etapa mas importante de desarrollo y formación. Los estímulos que se reciben en esta etapa influyen para siempre en la vida de una persona.

La Danza y la Música tienen la maravillosa característica de actuar en todas las áreas de desarrollo de un niño.

Enumeramos algunos:

  • A nivel Neurológico: Estudios médicos revelan que las actividades relacionadas a la Música y la Danza, debido a su complejidad, estimulan la interconexión y coordinación de las diversas áreas del cerebro de manera integral, siendo de las actividades que mas áreas del cerebro involucran. Áreas motoras, áreas sensitivas como el oído musical, o la sensibilidad requerida para percibir el peso de cada parte del cuerpo, áreas de coordinación y memoria, áreas de planificación. Mejora la atención, la concentración

  • A nivel Endocrino e inmunológico: La actividad física como tal posee enormes beneficios, siendo un estimulo para el crecimiento, el desarrollo de los huesos, los músculos. Aumenta los niveles de endorfinas, adrenalina y disminuye los niveles de cortisol. Así disminuyen los niveles de ansiedad y estres de los niños, mejora su sistema inmunológico, descansan mejor de noche y se sienten de buen humor por las endorfinas. Como si fuera poco, mejora el perfil metabólico en niños y adultos, disminuyendo la obesidad infantil.

  • A nivel cardiorespiratorio: Es sabido que la actividad física en sí misma aporta grandes beneficios, aumenta la capacidad pulmonar,  mejora el funcionamiento cardíaco, la presión arterial, y favorece la circulación.

  • A nivel del aparato locomotor: La Danza contribuye a la formación de huesos sanos y fuertes, al desarrollo muscular, ayuda a corregir malas posturas, a desarrollar el sentido de equilibrio en los mas chiquitos y seguir desarrollándolo en los mas grandes. También estimula la elasticidad, la agilidad y el conocimiento del propio cuerpo.

  • A nivel psicosocial: La danza, como practica social compartida favorece la creación de vínculos afectivos con pares, estimula la comunicación y el trabajo en equipo, mejora y fortalece la autoestima, y como disciplina del movimiento transmite buenos hábitos, como el valor del esfuerzo y la actividad.

  • A nivel Emocional: La Danza como lenguaje de expresión corporal ayuda a los niños (y a los adultos) a expresar sus emociones, a reconocerlas en el cuerpo. A su vez establece un lenguaje de comunicación que favorece la socialización.

En nuestra propuesta, lo más importante no es la danza en sí, ni que el niño se dedique a ella profesionalmente el día de mañana; sino que la experiencia sea enriquecedora para el desarrollo integral del niño/a.